BARRETT SHOP

¡Lo quiero!

Alejandra Costamagna 

(Santiago de Chile, 1970)

Es probablemente la autora más aclamada y premiada que haya tenido oportunidad de publicar esta humilde editorial hasta ahora. Hija de argentinos que llegaron a Chile tras un golpe militar, su primer vínculo con la literatura surge de una imagen nocturna de doble dimensión: su madre, sentada cada noche en la orilla de la cama, en los primeros años de la década del setenta, leyéndole las historias de Sherezade. Y la hija del visir, sentada en la orilla de la cama del sultán despechado (que se ha propuesto matar a una mujer por noche), atreviéndose a contarle historias con final abierto y dejando que el suspenso pactado cada noche la salve de la muerte.

Luego de esas miles de noches de sultanes, jardines, lámparas y genios, su afición por la literatura siguió creciendo en el colegio y la secundaria con la lectura de autoras y autores que fueron abriendo otros mundos posibles. Por quedarse con tres: Natalia Ginzburg, Clarice Lispector y Felisberto Hernández. Posteriormente, estudió periodismo, participó en talleres literarios y realizó una Maestría y un Doctorado en Literatura.

Ha escrito para diversas revistas como Rocinante, Gatopardo, Rolling Stone, El Malpensante y Anfibia. Su primer libro, la novela En voz baja, publicada en 1996, fue su despegue en el mundo literario donde ha cosechado muchísimos éxitos. Por destacar algunos: finalista del Premio Planeta Casamérica en 2007 por Dile que no estoy, el Premio Altazor en 2006 por Últimos fuegos o el Premio Anna Seghers en 2008 al mejor autor latinoamericano del año. Recientemente, en 2018, ha quedado finalista del Premio Herralde con la novela El sistema del tacto.

El talento de Alejandra Costamagna se ha desarrollado especialmente en el mundo del cuento, es por ello que nos ha resultado imprescindible acercar esta recopilación de relatos que escribió entre los años 2005 y 2015 y que fueron publicados en diversos libros y revistas, mientras que otros son inéditos. Imposible salir de la Tierra, imposible no publicarlo en cuanto hemos tenido oportunidad.